FANDOM


Tercera obra de Jeshua Morbus en la revista ¡No lo leas!. Notablemente más corta que sus anteriores obras, vuelve a realizar una reinterpretación de un mito en la misma.

Sinopsis oficialEditar

Alan desea terminar su obra. No importa cómo, no importa dónde: sólo quiere estar en un lugar donde no le molesten para acabar aquello que con tanto tesón empezó. En busca de un lugar tranquilo, acabó por llegar a una aldea sin nombre, pueblecito en el que se acaba por encontrar con tres detalles inesperados: que no puede salir de él, que nada en esa aldea tiene consecuencias y que, a pesar del abandono, se encuentra con Ulua, una conocida. El silencio hace que la mente de Alan cree fantasmas, la presencia de Ulua sólo le obliga a recordar lo que no desea y esa cárcel sin nombre poseé carceleros innominados que harán que la consecución de su objetivo sea uno que lo haga adentrarse más allá de las brumas en el fondo del valle. ¿A qué clase de lugar ha llegado?

PersonajesEditar

AlanEditar

Protagonista de la novela desde cuyo punto de vista se relata la historia. Su actitud tiende a ser algo depresiva a causa de un incidente del que no le gusta hablar ni en el que pensar. Su única preocupación es terminar con "su obra", lo que parece ser un escrito de naturaleza autobiográfica.

Como su compañera, no lleva muy bien el abandono y silencio de esa aldea sin nombre.

UluaEditar

Vieja amiga de Alan. No tienen gran cosa en común pero, en general, se llevan bien. Muy fiel para con Alan, hará todo lo que pueda para evitar que se sienta mal a causa de la extraña naturaleza de la aldea sin nombre a la que ella llegó tres días antes.

Hábil pianista a pesar de su normal humildad al respecto, suele romper el silencio de la aldea sin nombre al tocar en el único piano que encuentra en el el lugar.

EiomEditar

Extraña criatura que suele atormentar a Alan y Ulua que adopta la forma del primero. Suele acusarlos de crímenes y pecados y su presencia es semejante a la de un fantasma.

NimeEditar

Antigua novia de Alan y vieja amiga de Ulua, casi el único punto en común de los dos habitantes de la aldea sin nombre.