FANDOM


Quinta novela de Tania Yesivell (Tyess) en la revista ¡No lo leas! publicada entre los números 122 a 138.

SinopsisEditar

Ángel y Tanya son terráneos. Y son hijos de un inmortal perceptivo de Ogha. Cada uno heredó una habilidad. Y ambos están al tanto de como el problema de un mundo cercano comienza a afectar La Tierra. Siendo un mundo no libre, no hay muchas personas más que se hagan cargo, de modo que acaban por hacerlo ellos. Sin embargo, el dictador de Kren no es la única persona con quien tendrán que tratar.

Una historia en ese universo donde los mundos se superponen y los individuos tienen que coexistir o destrozarse unos a otros.


PersonajesEditar

TanyaEditar

De madre terránea y padre Oghense, esta joven tan poco sociable heredó de su padre ausente la habilidad de sanar rápidamente, y de la mamá, telequinesis. ¿Y ese caracter? Quien sabe.


SohamEditar

La prima divertida, responsable de las pocas ocasiones en que Tanya socializa un poco. Heredó telequinesia de su padre, pero no la practica más que para alguna broma una vez al año.


ÁngelEditar

De madre terránea y padre Oghense, el adolescente heredó la capacidad de "aprender" de su padre y un poco de su caracter. Bien podría ser el personaje más eficiente de la historia, una lástima que además sea engreído y manipulador.


KamnaidEditar

Dictador de Kren. El tipo sólo está fascinado con el poder: como gobernante, inmortal, mago.... El hombre está en su mejor momento, pero le faltan fuerzas para manejar tanto poder. Por suerte encontró una fuente de energía renovable en La Tierra.


EmilioEditar

El nuevo compañero de Tanya no demoró un instante en enamorarse de ella. Es un caballero, y aunque su apariencia no sea la mejor y tenga acento gracioso, tiene su encanto.


FélixEditar

Un hombre en extremo silencioso, con una fea cicatriz como evidencia de su lealtad.


EvaEditar

Una muy poco femenina amiga de Emilio. Puede ser la más relajada, pero a veces sabe ponerse seria.


FranziskoEditar

El tutor y mejor amigo de Emilio no es el tipo serio que parece. Sólo perdió su sentido del amor en algún sitio.